Portada > Intergrupos parlamentario > DIÁLOGO PARLAMENTARIO: «En Ucrania, las mujeres vuelven a ser un colectivo vulnerable».

En medio de la terrorífica devastación que supone toda crisis humanitaria, es obligatorio defender y dar apoyo a los servicios de salud sexual y reproductiva, ya que marcan la diferencia para salvar vidas. Jaume Nadal Roig, el representante del Fondo de Población de Naciones Unidas en Ucrania, ha sido el encargado de trasladar a los y las diputadas la situación y las repercusiones inmediatas que tiene la guerra en Ucrania, sobre todo, para millones de mujeres, niñas y niños.

La vicepresidenta de SEDRA-FPFE, Estela Buendía, ha presentado el diálogo parlamentario que ha contado con la participación de integrantes de de diversos grupos políticos de casi todo el espectro político, y del que el Intergrupo Parlamentario sobre Población, Desarrollo y Salud Reproductiva ha sido anfitrión.

Jaume Nadal ha señalado que una de cada cuatro mujeres ucranianas, en un país que como España tiene alrededor de 40 millones de habitantes, han tenido que abandonar sus domicilios durante esta crisisUna crisis que afecta sobre todo, una vez más, a las mujeres, que se ven forzadas a  marcharse de su país teniendo la responsabilidad de cuidar de niños, niñas y personas mayores. En muchos casos, además, estas mujeres están embarazas, lo que supone un enorme riesgo para su vida debido a que los servicios sanitarios en el país están bajo mínimos.

 

«Muchas mujeres están teniendo a sus hijo e hijas en los sótanos de los hospitales, y hasta en el Metro. Los recursos sanitarios son muy limitados y las vías de acceso a la salud están desbordadas».

 

Como ha reiterado el representante de UNFPA, «las condiciones a las que se ven expuestas las mujeres ucranianas aumentan de forma alarmante las probabilidades de que puedan caer en redes de trata o sean víctimas de violencia sexual, además de poder incluso perder la vida por no poder ser asistidas de forma segura durante el parto».

UNFPA está trabajando en el terreno y ha mandado material sanitario y productos de primera necesidad como compresas, ya que cada vez es más complicado que las mujeres puedan encontrar estos productos fácilmente. Como reconoce Jaume, «Ucrania es un país en el que la mayoría de este tipo de recursos dependen del mercado interno», y por ello se están viendo aún más afectados.

Además, la ONU ha puesto en marcha un plan de ayuda humanitaria que pretende disminuir o frenar el riesgo de pobreza que tienen todas estas mujeres debido a la guerra, tanto las que huyen del país como las que no han podido salir por diferentes circunstancias. Esta acción consiste en  proporcionar tres vías diferentes pero igual de importantes para cubrir el acceso alimenticio, el acceso a la salud y la dotación económica a las mujeres, de manera que ganen autonomía y sean menos vulnerables a caer en redes de trata y violencia sexual.