Portada > Noticias > La atención a la salud sexual y reproductiva durante las crisis, en el proyecto de ley
El Congreso ha aprobado el Proyecto de Ley de Cooperación para el Desarrollo Sostenible y la Solidaridad Global. En él se incorpora parcialmente una enmienda propuesta por integrantes del intergrupo.

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado, con 201 votos a favor, 52 en contra y 94 abstenciones, el Proyecto de Ley de Cooperación para el Desarrollo Sostenible y la Solidaridad Global, que prosigue ahora su tramitación en el Senado. Este proyecto actualiza la vigente Ley 23/1998 de 7 de julio, de Cooperación Internacional para el Desarrollo, con el propósito de alinear la legislación con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, los acuerdos de cambio climático de París y otros instrumentos internacionales.

El proyecto de ley contempla la defensa de la salud y los derechos sexuales y reproductivos como uno de los principios básicos y de los objetivos de la cooperación española, aunque las referencias a esta materia necesitan de mayor concreción, lo que esperamos que pueda plasmarse en el nuevo Plan Director. Dichas referencias se encuentran en el preámbulo del proyecto de ley; en el artículo 2.2, sobre principios básicos de la cooperación, y en el artículo 4.1, sobre objetivos de la cooperación.

SEDRA-FPFE, como secretaría técnica del Intergrupo, propuso a grupos parlamentarios con representación en el Congreso y en el Intergrupo presentar enmiendas para reforzar la atención a la salud y los derechos sexuales y reproductivos en el texto del proyecto de ley. Una de estas enmiendas ha sido incorporada parcialmente al artículo 13.3 sobre acción humanitaria, al que se ha añadido este texto: “En este sentido, se promoverán acciones para garantizar la atención de la salud sexual y reproductiva a las mujeres y las niñas en contextos de emergencia y crisis humanitaria, en coordinación con las organizaciones locales reforzando sus capacidades y su protagonismo.”

La nueva ley: una oportunidad para abordar los retos globales

La tramitación de esta nueva norma representa una oportunidad para situar la cooperación española a la altura de los retos globales en materia de desarrollo inclusivo y sostenible y derechos humanos, incluidos la salud y los derechos sexuales y reproductivos. El informe de la subcomisión de cooperación internacional del Congreso destaca que responder a los retos globales que afectan especialmente a las mujeres y niñas supone para la cooperación internacional dar un paso decisivo para incorporar la visión y experiencia de las cooperaciones feministas que, en el ámbito multilateral, europeo y en algunos países, están a la vanguardia en este ámbito. España tiene una oportunidad de avanzar en un tema que ha sido una seña de identidad de su cooperación.

De los 1.300 millones de personas que viven en la pobreza extrema en todo el mundo, más de dos tercios son mujeres y niñas. Hay evidencia internacional de que las mujeres también son las más afectadas por el cambio climático. Asimismo, a nivel mundial, una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual, y 87.000 mujeres fueron víctimas de femicidio en 2017. Alrededor de 830 mujeres en el mundo mueren cada día por complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto – 99% de ellas, en países empobrecidos -. En este contexto global de desigualdades, conflictos y crisis ecológica que afectan especialmente a mujeres y niñas, es muy importante apostar por políticas que respondan a esta realidad con eficacia y capacidad.

En este sentido, hay ejemplos de vanguardia como los de los Gobiernos de Suecia, Canadá, Francia o México, que han introducido el concepto “feminista” en sus políticas de acción exterior y de cooperación, poniendo en el centro esta mirada, los derechos de las mujeres, su agencia e interseccionalidad, y dando un paso adelante respecto a la perspectiva de género que se impulsó en Beijing (1995). El Consejo de Cooperación, en su declaración de marzo de 2022, alentaba a avanzar en esa línea, algo que debería ser explícito no sólo en la exposición de motivos, sino también en el articulado del proyecto de ley.

Por lo tanto, es importante que la ley consolide este compromiso en sus principios, de tal forma que, a través de los enfoques feministas y de interseccionalidad, se refuerce el compromiso de la cooperación española con el protagonismo de las mujeres, la lucha contra las múltiples formas de discriminación, el reconocimiento de la relación entre las diversas formas de violación de derechos que sufren determinados grupos, y el afianzamiento de sus derechos sexuales y reproductivos desde la óptica de derechos humanos y de salud pública universal.

Imagen de Erica Borgato en Thegreats.co. Bajo licencia Creative Commons-Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International (CC-BY-NC-SA).