Portada > Noticias > La atención integral a las sexualidades: mucho por cultivar

El intergrupo en el Parlamento Vasco ha repasado el estado de la atención a las sexualidades y la educación sexual en el País Vasco y en Europa, con el apoyo de Emaize Centro Sexológico y de la Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE).

Contribuir a ampliar el conocimiento de las y los parlamentarios y su información sobre los procesos internacionales en los que juega un papel la salud y los derechos sexuales y reproductivos es uno de los principales objetivos de las entidades sociales que colaboran con el Intergrupo sobre Población, Desarrollo y Salud Reproductiva del Parlamento Vasco. Por eso la última sesión del intergrupo se ha dedicado a entender a qué nos referimos cuando hablamos de la atención integral a las sexualidades, cómo se aborda esta realidad en la agenda mundial de desarrollo (la llamada agenda 2030) y que se está haciendo desde el País Vasco.

“La vivencia positiva de la sexualidad, la atención a la misma y la defensa de los derechos sexuales no son reconocidos como objetivos de desarrollo sostenible (ODS) en sí mismos en la agenda mundial de desarrollo (la llamada Agenda 2030)”. Su bajo perfil y dispersión en dicha agenda hace difícil que se aborde la atención a la sexualidad desde una perspectiva integral, tanto en los ámbitos internacionales  como locales. A pesar de esta constatación, las y los participantes en la jornada reconocen también que la sexualidad se menciona en varios de los ODS y está presente en forma de indicadores, y por tanto una de las conclusiones de la sesión ha sido que para contribuir a su cumplimiento y en coherencia con otros instrumentos internacionales que reconocen como un derecho la atención a la sexualidad, es necesario abordar ésta de una manera integral.

Y precisamente la integralidad de la atención, el reconocimiento de la realidad diversa de las sexualidades y el cultivo como punto de partida para acercarse a este ámbito, en sustitución del miedo, han centrado la sesión del integrupo. Para las representantes de la FPFE y de Emaize, este abordaje, junto con la inclusión de la educación sexual de manera formal en el currículo escolar, produce, de acuerdo con numerosos estudios realizados en varios países europeos, un aumento de la confianza y un fortalecimiento de las habilidades para lidiar con diferentes desafíos; el empoderamiento de las y los jóvenes en el desarrollo de relaciones más fuertes y significativas; la reducción de los embarazos de adolescentes y de los abortos, y  la disminución de las tasas de infecciones de transmisión sexual (ITS) y de VIH.

Durante la jornada se ha analizado el estado de dicha educación y formación sobre sexualidad, así como los servicios de asesoramiento, terapia y atención comunitaria y asistencia en el País Vasco. Y los y las participantes coinciden en que “hay mucho trabajo positivo en marcha”, y sin embargo sigue sin contarse con una perspectiva integral de la sexualidad, producto en parte de la insuficiente coordinación entre los departamentos o áreas correspondientes y de las carencias en el seguimiento y evaluación efectivos de la atención a la sexualidad. Por tanto, llaman a impulsar propuestas que incidan en la interrelación entre las agendas mundiales y locales y en el desarrollo de programas que contribuyan de manera coherente y coordinada al ejercicio de una sexualidad plena y libre.

2018.05.04 ParlamentoVasco 1