Portada > Quiénes somos > Nuestra trayectoria

En 1994, se firmaba en El Cairo el acuerdo internacional que comprometía a la Comunidad Internacional a poner sobre la mesa todos los esfuerzos necesarios para poder universalizar el acceso a la salud sexual y reproductiva y el libre y completo ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos. En el Plan de Acción de El Cairo se reconoció la importancia de contar con marcos legislativos adecuados para la promoción, garantía y protección de los derechos y salud sexual y reproductiva. Involucrar a parlamentarios y parlamentarias en este esfuerzo colectivo era, por tanto, esencial.

Cuatro años después nacía en España, al tiempo que en otros países surgían asociaciones similares, el Intergrupo Parlamentario sobre población, desarrollo y salud reproductiva. Durante más de una década, decenas de diputados, diputadas, senadores y senadoras han pasado por sus filas, enriqueciendo su trabajo y ejerciendo como agentes de cambio y mejora de las políticas españoles en cooperación en salud y en salud reproductiva. Se han registrado decenas de preguntas parlamentarias para dar seguimiento del cumplimiento de los compromisos adquiridos y medir los avances alcanzados  y se han promovido Proposiciones no de Ley o enmendado leyes o presupuestos.

Además, el Intergrupo forma parte del Foro Parlamentario Europeo para los derechos sexuales y reproductivos (EPF), un espacio de encuentro que une a grupos similares de 27 países europeos en el que se comparten y coordinan actividades e iniciativas y de la Alianza Parlamentaria Global, una iniciativa centrada principalmente en mejorar la salud, en defender y ampliar los derechos humanos, entre los cuales los derechos sexuales y reproductivos y en cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En noviembre de 2019, la Cumbre de Nairobi sobre Población y Desarrollo, conocida como CIPD+25, reunió a 5.000 participantes de 150 países para hacer balance de los últimos 25 años de políticas y medidas por la salud sexual y reproductiva y los derechos relacionados, y para impulsar el cumplimiento de los puntos del Plan de Acción de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo de que todavía no se han aplicado 25 años después. La cumbre tenía como objetivo impulsar compromisos concretos para alcanzar los “tres ceros”: cero necesidades insatisfechas en materia de anticoncepción, cero muertes maternas evitables y cero violencia contra las mujeres y niñas. Involucrar a parlamentarios y parlamentarias en este esfuerzo colectivo era, por tanto, esencial.

Los objetivos que los Gobiernos del mundo se fijaron con El Cairo y que se revisaron en Nairobi, así como los aprobados en otras grandes citas y acuerdos internacionales, como la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aún no se han alcanzado. Los 17 Objetivos, 169 metas y 230 indicadores de la Agenda 2030, que abordan las tres dimensiones del desarrollo sostenible (social, económica y medioambiental), constituyen el nuevo marco mundial para las políticas de desarrollo de los próximos quince años. En los muchos avances logrados hasta la fecha, la cooperación internacional para el desarrollo ha jugado un papel esencial. No obstante, el camino es largo y la acción parlamentaria seguirá siendo esencial y estando activa en los años venideros.