Portada > Uncategorized > Eurodiputad@s piden a la presidenta de la Comisión que defienda igualdad de género

Las y los miembros del Parlamento Europeo instan a Ursula von der Leyen a que proteja y fortalezca más la igualdad de género y la salud y los derechos sexuales y reproductivos en el programa de trabajo de la Comisión Europea 2019-2024

Este es el texto del llamamiento público, respaldado por el Foro Parlamentario Europeo por los Derechos Sexuales y Reproductivos y por la red All of Us:

Como integrantes del Parlamento Europeo y representantes de Eurodiputadas y Eurodiputados Europeos por los Derechos Sexuales y Reproductivos y de la red pro-elección All of Us, pedimos a la recién elegida Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que proteja y fortalezca más la igualdad de género y la salud y los derechos sexuales y reproductivos en el programa de trabajo de la Comisión Europea 2019-2024.

El principio de que hombres y mujeres deben recibir igual remuneración por igual trabajo está establecido en los Tratados europeos desde 1957. Hoy, dentro de la UE, sus instituciones trabajan para promover la independencia económica igualitaria para mujeres y hombres, cerrar la brecha salarial por género, avanzar en el equilibrio entre géneros en el proceso de toma de decisiones y erradicar la violencia de género. La igualdad de género está consagrada en la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE y esta sigue promoviendo la igualdad de género fuera de sus fronteras. Los ataques a los derechos de las mujeres y la igualdad de género son ataques a los derechos y valores fundamentales, incluidos la democracia y el Estado de derecho. Por el contrario, todas las personas se benefician social, política y económicamente de los efectos positivos de las políticas de igualdad de género. El valor de la igualdad de género está en las y los corazones de la ciudadanía en Europa. Según una encuesta del Eurobarómetro de 2017, el 91% de las y los europeos cree que promoverla es importante para garantizar una sociedad justa y democrática.

Alrededor de 830 mujeres mueren cada día en el mundo por complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto; 214 millones de mujeres quieren prevenir o posponer el embarazo, pero no tienen acceso a métodos anticonceptivos modernos; se estima que hay alrededor de 25 millones de abortos inseguros cada año; más de 200 millones de niñas y mujeres se han visto obligadas a someterse a la mutilación genital femenina (MGF); cuatro de cada diez mujeres de 20 a 24 años de edad en África subsahariana se casaron antes de los 18 años; una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual. Promover e invertir en salud y derechos sexuales y reproductivos (SDSR) salva vidas, mejora la salud y contribuye a la realización de los derechos humanos.

La SDSR respalda la salud y el bienestar de todas las personas: desde el acceso a la educación integral sobre relaciones y sexualidad para todos los niños y niñas, los servicios de anticoncepción y aborto o los servicios de salud sexual, hasta la protección contra la violencia y la coerción, independientemente del género u orientación sexual. La capacidad de acceder a estos servicios es un requisito previo crucial para lograr la igualdad de género. Desafortunadamente, el acceso a la SDSR también varía mucho dentro y entre los Estados miembros de la UE, lo que es particularmente perjudicial para quienes se encuentran en las situaciones más vulnerables[1]. Al mismo tiempo, las desigualdades de género persistentes son son un motivo central del incumplimiento de los derechos sexuales y reproductivos y deben abordarse para eliminar prácticas sanitarias peligrosas y discriminatorias y la coerción reproductiva.

Los últimos años han visto un aumento de los movimientos coercitivos dentro y fuera de la UE, con la igualdad de género, los derechos de las mujeres, los derechos LGBTI y la libertad reproductiva cada vez más bajo ataque. Estos movimientos buscan negar la salud y los derechos sexuales y reproductivos, los derechos de las mujeres y los derechos humanos de las personas LGBTI, entre otros. Las fuerzas regresivas y los actores religiosos ultraconservadores están tratando de deshacer décadas de avances en derechos humanos e imponer una cosmovisión perjudicial sobre los roles de género en la vida familiar y la vida pública. Debe destacarse que sus concertados esfuerzos están totalmente en desacuerdo con los valores europeos de democracia, igualdad, Estado de derecho y respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas pertenecientes a minorías.

Además, estos movimientos coercitivos y los actores religiosos ultraconservadores están cada vez más vinculados con movimientos y partidos de extrema derecha o reaccionarios en Europa que amenazan los valores europeos, los derechos fundamentales y la democracia en general. Su financiamiento y sus verdaderos objetivos a menudo carecen de transparencia[2]. Buscan anular las leyes existentes sobre derechos humanos básicos relacionados con la sexualidad y la reproducción, como el derecho al divorcio, el acceso a formas anticonceptivas modernas, las tecnologías de reproducción asistida, el acceso a la investigación con células madre, el acceso al aborto seguro y legal o la igualdad para personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero o intersexuales (LGBTI)[3].

Ejemplos recientes de estos esfuerzos incluyen: 1. la Iniciativa Europea de Ciudadanos Europeos UNO DE NOSOTROS en 2015, un intento de estigmatizar el aborto centrándose en la financiación; 2. El proyecto de ley de 2016 para una prohibición completa del aborto en Polonia; 3. Campañas contra la ratificación del Convenio del Consejo de Europa para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica en toda Europa, lo que ha llevado a que Bulgaria y Eslovaquia rechacen su ratificación[4]; 4. La prohibición por parte del gobierno de Orban de los estudios sobre igualdad de género en las universidades de Hungría.

Para contrarrestar los intentos de restricción de la libertad reproductiva y la igualdad de género, instamos a Ursula von der Leyen, la nueva Presidenta de la Comisión Europea, a incluir los siguientes objetivos en el programa de trabajo de la Comisión Europea 2019-2024:

˃ Adoptar una estrategia de la UE para la igualdad de género y una estrategia LGBTI vinculantes, trabajar por la erradicación de la desigualdad de género y la violencia contra las mujeres y de género y garantizar que se establezcan las normas necesarias para lograrlo.

˃ Salvaguardar el derecho de todos y todas las personas que viven en Europa a tener una vida reproductiva libre y segura sin discriminación, e incluir la promoción y mejora de la salud y los derechos sexuales y reproductivos en la próxima Estrategia de Salud Pública de la UE.

˃ Denunciar con firmeza el discurso regresivo e impedir la promulgación de leyes y políticas que menoscaben los derechos de las mujeres, la igualdad de género, la salud y los derechos sexuales y reproductivos y los derechos LGBTI, reiterando que esas medidas retrógradas no tienen sitio en una Europa democrática del siglo XXI.

˃ Invertir los recursos de la UE y convertir en prioridad política el desarrollo de iniciativas de largo alcance para cambiar las normas sociales perjudiciales a través de la educación y el empoderamiento y para defender los derechos de las mujeres, la igualdad de género y los derechos LGBTI.

˃ Proporcionar apoyo político y financiero a los grupos que defienden los derechos de las mujeres y a los y las defensoras de los derechos humanos, en particular a aquell@s que trabajan en contextos difíciles en Europa, incluidos los Estados miembros de la UE, y aplicar a los presupuestos enfoques sensibles al género de manera que se rastree explícitamente qué proporción de los fondos públicos se destina a las mujeres.

 Eurodiputadas y eurodiputados firmantes:

 

AbirAL-SAHLANI, Renew Europe (SE)
Monika BENOVA, S&D (SK)
Robert BIEDRON, S&D (PL)
Izaskun BILBAO BARANDICA, Renew Europe (ES)
Malin BJÖRK, GUE/NGL (SE)
Vilija BLINKEVIČIŪTĖ, S&D (LT)
Gwendoline DELBOS-CORFIELD, Greens/EFA Vice-President (FR)
Petra DE SUTTER, Greens/EFA, MEPs for SRR co-chair (BE)
Helene FRITZON, S&D Vice-President (SE)
Lina GALVEZ, S&D (ES)
Iratxe GARCIA PÉREZ, S&D President (ES)
Sylvie GUILLAUME, S&D (FR)
Pierrette Gabrielle HERZBERGER-FOFANA, Greens/EFA (DE)
Pär HOLMGREN, Greens/EFA (SE)
Jacky JONES, S&D (UK)
Alice KUHNKE, Greens/EFA, Vice-President(SE)
Maria Manuel LEITAO MARQUES, S&D (PT)
Karen MELCHIOR, Renew Europe (DK)
Silvia MODIG, GUE/NGL (FI)
Claude MORAES, S&D Vice-President (UK)
Allessandra MORETTI, S&D (IT)
Maria NOICHL, S&D (DE)
Alexandra Louise PHILLIPS, Greens/EFA (UK)
Pina PICIERNO, S&D (IT)
Samira RAFAELA, Renew Europe (NL)
Evelyn REGNER, FEMM Chair (AT)
Terry REINTKE, Greens/EFA Vice-President (DE)
Diana RIBA, Greens/EFA (ES)
Eugenia RODRÍGUEZ PALOP, GUE/NGL (ES)
Sylwia SPUREK, S&D (PL)
Irène TOLLERET, Renew Europe (FR)
Ernest URTASUN, Greens/EFA Vice-President (ES)
Monika VANA, Greens/EFA (AT)
Sophie in ‘t VELD, Renew Europe, MEPs for SRR co-chair (NL)
Chrysoula ZACHAROPOULOU, Renew Europe (FR) 

 

[1] European Parliamentary Forum for Sexual & Reproductive Rights, Contraception Atlas 2019, https://www.contraceptioninfo.eu/
[2] Open   Democracy, 20 March 2019, Revealed: US anti-LGBT ‘hate group’ dramatically increases UK spending, https://www.opendemocracy.net/ en/5050/revealed-us-anti-lgbt-hate-group-dramatically-increases-uk-spending/
[3] Neil Datta, 2018, Restoring the Natural Order: The religious extremists’ vision to mobilize European societies       against  human rights on               sexuality and reproduction, p.2, https://www.epfweb.org/node/690
[4] Euractiv, 23 February 2018, After Bulgaria, Slovakia too fails to ratify the Istanbul Convention, https://www.euractiv.com/section/future-eu/ news/after-bulgaria-slovakia-too-fails-to-ratify-the-istanbul-convention/