Portada > Eventos > Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer: lee aquí las conclusiones

Se ha celebrado la 65ª sesión de esta comisión de Naciones Unidas, que evalúa las desigualdades de género en el mundo y emite recomendaciones a los Estados para su eliminación.

Ya está disponible el documento final de la CSW en una versión no editada. En él se urge a los gobiernos, así como a las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y otras instancias de poder, a establecer medidas para acabar con las discriminaciones contra las mujeres y niñas.

Ver aquí las conclusiones completas (versión no editada y en inglés)

 

Hay que celebrar que la Comisión no haya cedido a las presiones de grupos y Estados contrarios a los derechos sexuales y reproductivos que querían impedir que la salud sexual y reproductiva se incluyera en la declaración final. Así, y aunque este ámbito no se cita en el largo diagnóstico que precede a las recomendaciones,  entre las acciones que se urge a tomar a los gobiernos está la de garantizar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos. Esta es la redacción aprobada:

bbb) Garantizar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos, de conformidad con el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, la Plataforma de Acción de Beijing y los documentos finales de sus conferencias de revisión, incluidos el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, la planificación familiar, la información y la educación y la integración de la salud reproductiva en los programas y las estrategias nacionales, y reconociendo que los derechos humanos de las mujeres incluyen su derecho a tener control y a decidir libre y responsablemente sobre todos los asuntos relacionados con su sexualidad, entre ellos su salud reproductiva, sin coacciones, discriminación y violencia, como contribución al logro de la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y la realización de sus derechos humanos.

 

Además, la Comisión sobre el Estado Jurídico y Social de la Mujer llama a que se desarrolle  una educación integral que incluya la información sobre salud sexual y reproductiva y sobre igualdad de género,

que sea relevante a los contextos culturales, que brinde a las niñas y niños adolescentes y mujeres y hombres jóvenes dentro y fuera de la escuela, en consonancia con sus capacidades en evolución, y con dirección y orientación adecuadas de los padres y tutores legales, con el interés superior de las y los menores como preocupación básica, información sobre salud sexual y reproductiva y prevención del VIH, igualdad de género y empoderamiento de la mujer, derechos humanos, desarrollo físico, psicológico y puberal y poder en las relaciones entre mujeres y hombres, para que puedan desarrollar la autoestima y fomentar toma de decisiones informadas, habilidades de comunicación y reducción de riesgos y para promover relaciones respetuosas, en plena asociación con jóvenes, padres, tutores legales, cuidadores, educadores y proveedores de atención médica, para, entre otras cosas, permitirles protegerse de la infección por el VIH y otros riesgos.

 

La Comisión destaca también que es fundamental abordar e integrar la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas, a través de exámenes nacionales, regionales y mundiales, en la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, y asegurar sinergias esta agenda y  los seguimiento de la Plataforma de Acción de Beijing .

Las organizaciones de mujeres acogen favorablemente, pero también advierten

El Women’s Rights Caucus (WRC),  una coalición mundial de más de 200 organizaciones, redes y colectivos feministas que promueven la igualdad de género en las Naciones Unidas, y de la cual forma parte la FPFE, ha acogido con satisfacción las conclusiones acordadas y la renovación del compromiso mundial para lograr la igualdad de género, pero señala que «algunos Estados y representantes de la sociedad civil en contra de los derechos siguen obstruyendo un diálogo constructivo y pluralista al atacar y obstaculizar el impulso efectivo de la agenda de la igualdad de género».

El WRC expresa su preocupación por los crecientes obstáculos para la participación de la sociedad civil en la CSW y otros espacios de la ONU, y advierte de que»la sociedad civil representa a las comunidades sobre el terreno y es indispensable, además de desempeñar un papel crucial para garantizar que los Estados cumplan con sus obligaciones».